Vidas de Cine | estilo de vida, glamour y curiosidades de los protagonistas del mundo del cine

Estilo de vida, glamour y curiosidades de los protagonistas del mundo del cine. Los estrenos de las películas más esperadas y todas las novedades del showbizz.

El drama de Colin Firth en ‘A Single Man’

Firth ganó la Copa Volpi en Venecia y es candidato al Oscar a mejor actor por 'A Single Man'.

Colin Firth (Hampshire, Reino Unido, 49 años) interpreta al personaje principal de la película basada en la novela de Christopher Isherwood. En Un Hombre Soltero, el actor inglés da vida a George Falconer, un profesor de literatura en la universidad de Los Ángeles, que a su mediana edad se enfrenta a un camino sólo sin poderlo compartir con él que ama, Jim (Matthew Goode), que fallece trágicamente en un accidente de coche.

Incapaz de seguir adelante, el personaje de Firth prepara el camino que le llevará adónde Jim, pero primero tendrá que pasar por los obstáculos circunstanciales de un alumno atrevido y a la vez entendedor de su dolor, Kenny (Nicholas Hoult), de las constantes llamadas de su amiga Charley (Julianne Moore) ó de un encuentro casual con un jóven español aspirante a actor (Jon Kortajarena). Estos son los personajes que le hacen plantear a George si merece la pena luchar para superar la soledad que le ha dejado su historia de amor con Jim.
Firth brilla en esta película magnificamente cuidada a nivel estético por Tom Ford. El actor de Orgullo y Perjuicio (Pride and Prejudice) habla con cada mirada, comunica todo su dolor con apenas un pestañear y un paso lento que no encuentra más sentido en la América de los años 60, atemorizada por la crisis de los misiles de Cuba.
Importante también en A Single Man es la noción del tiempo presente en el film. Las casi dos horas de duración de la película corresponden al sofrimiento de apenas un día de Falconer, que a la vez transmiten el dolor del recuerdo de 16 años de vida en común, actividades sencillas y charlas de circunstancia tan sumamente importantes e que siguen impregnadas en la vida del profesor.
En la película, la homosexualidad del personaje de Colin Firth es subtil y llena de una sensualidad constante y presente incluso en los momentos más dramáticos.

Colin Firth junto a Julianne Moore y Tom Ford en el Festival de Venecia, dónde ganó la Copa Volpi.

Colin Firth ganó la Copa Volpi en Venecia (premio al mejor actor protagonista en el festival italiano) y es candidato al Oscar a mejor actor, que competirá con los actores Jeff Bridges, George Clooney, Jeremy Renner y Morgan Freeman. A este nivel de candidatos y de interpretaciones es difícil hacer previsiones sobre quien se llevará la estatuilla el próximo mes de marzo.

Curiosidad
Colin Firth es más conocido por sus  interpretaciones dramáticas y por frecuentemente llevar a la gran pantalla a hombres con dificultades en exponer sus sentimientos. Son ejemplo de ello su personaje Mark Darcy en El Diario de Bridget Jones y el escritor Jamie Bennett que se enamora de su dependienta en Love Actually.
Pero Firth también brilla en el drama de Michael Winterbottom Genova y le esperamos próximamente en la película El Retrato de Dorian Gray, no en el papel principal pero como Lord  Henry Wotton. También junto a Meryl Streep, Pierce Brosnan y Amanda Seyfried le pudimos ver en un registro completamente distinto, cantando y bailando en el exitoso musical del 2008 Mamma Mia.

Share on Facebook

Un mundo (casi) real

Avatar es la película estrella del 3D.

Froto los ojos a la salida del cine. Veo gente guapa, veo gente fea, incluso algún que otro espécimen difícil de clasificar. Lo que no veo son Avatares. No pasa nada, yo sé que unos momentos antes pude comprobar que existen de verdad…
James Cameron nos presenta en Avatar un mundo fantástico, no por ello distante de la realidad que vivimos hoy en día, de la cual es en cierto modo una metáfora.
Una súper-producción que tiene cosas muy buenas… y otras no tanto.
El guión ha recogido algunas críticas por ser algo pobre. Quizás sea verdad, pero Avatar ha tenido un éxito tremendo en todo el mundo no gracias al guión, sino a los magníficos efectos especiales que presenta a quién, como yo, se colocó sus gafitas 3D.
Fue como entrar en un nuevo mundo, un mundo en que yo caminaba lado a lado con los Avatares y con aquella gente humana con malvados propósitos.
Paisajes deslumbrantes, imágenes futuristas sólo al alcance de unos dioses de la animación.
Al inicio cuesta un poco entrar en sintonía con lo que ocurre, pero poco a poco vamos formando parte del mundo de Pandora, y entramos de lleno en las batallas dónde la realidad se mezcla con la ficción.
Todo está preparado para que Avatar se consagre como la ganadora de los Óscars 2010. Por mi parte, no tengo nada que apuntar.
Eso sí, recomiendo que dejéis de lado la estética, y aunque menos monos, disfrutéis de las gafas 3D…

Share on Facebook